Motivación y Tolerancia a la frustración.

imagesCATGRQ1Q

La tolerancia a la frustración es un tema espinoso. A nadie nos gusta que las cosas no salgan como esperamos o que los resultados y las recompensas tarden en llegar más de lo que habíamos previsto. Una de las claves de la motivación se sustenta en este principio, en saber soportar niveles de frustración variables y a pesar de ello no desfallecer…y seguir al pie del cañón.
Además la percepción , la reacción y la respuesta ante los fracasos también tiene mucho que ver con la autoestima, que como también hemos dicho, va de la mano de nuestra protagonista la motivación.¡Madre mía! Es un ovillo de conceptos , relaciones, actitudes y emociones…

Probablemente la parte más compleja de la motivación no sea pensar en opciones posibles, ni marcarse metas o crear ilusiones. Lo difícil es comprender que la vida es una carrera de fondo. Que hay que trazar un buen plan para llegar a nuestras cumbres y que las cosas no siempre salen bien. Para los niños este aspecto es especialmente complejo.Asumir que uno puede volver a levantarse tantas veces como caiga es una de las mejores lecciones que podemos extraer de la vida. Porque al final, la motivación, como la inteligencia, la creatividad…nos interesan y nos sirven porque están al servicio de nuestra felicidad y la de los más pequeños.

Si el niño siempre falla en sus intentos , su autoestima se verá deteriorada y probablemente la motivación también irá desapareciendo. Por eso es importante de que nos aseguremos de que se enfrenten a actividades y retos que puedan sobrellevar , con grados de dificultad que sean estimulantes , no desalentadores. Una vez que tenemos esta experiencia de éxito ya estaremos más preparados para el fracaso, porque sabremos que no es absoluto.

Los hábitos y las actividades deportivas son especialmente útiles para trabajar estos aspectos de la motivación , porque sabemos que al empezar a practicarlos o a instaurarlos todos atravesamos por dificultades. Cuando un niño aprende a montar en bici, pasa por el triciclo, el abandono de los ruedines…poco a poco , paso a paso , sin desfallecer…observando como los otros niños pasan por las mismas fases y también se caen en el proceso. Si además les contamos cómo fue nuestro aprendizaje , habremos enriquecido el suyo .
En este momento podemos enseñarles también a pedir ayuda , a ver la importancia de la colaboración y de apoyarnos en los otros para conseguir nuestras metas.¡ Y todo esto en un proceso que generalmente se hace simple a nuestros ojos!

Preguntarles cómo se han sentido durante el camino, si han aprendido algo en él , cómo les hubiera gustado que hubiera sido o que cosas podrían haber cambiado, tambíén puede ayudarles.

Reforcemos sus avances y enseñémosles a equivocarse relativizando esta parte del camino y poniéndole sentido del humor.

Ya hemos hablado anteriormente de este cuento, pero merece la pena recuperarlo, porque nos puede ser de gran utilidad.

También os recomendamos “Todo es relativo” de Claudia Rueda

relativo</

Y el clásico “Los tres cerditos” que muestra la recompensa del esfuerzo , de mantenerse firme y esforzarse por un fin importante y el reconocimiento del error y la ayuda de los dos cerditos “perezosos”

cerditos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s